Usar tapaboca durante el ejercicio intenso es seguro y no afecta el rendimiento

Visitas : 102

Usar tapaboca durante el ejercicio intenso es seguro y no afecta el rendimiento

Así lo afirma un estudio internacional que evidenció un impacto tolerable en el desempeño deportivo a la vez que no compromete la salud de quienes se ejercitaban

El ejercicio físico es una tarea habitual en millones de personas que buscan tener un bienestar general tanto en su cuerpo como en su mente. En épocas de pandemia por coronavirus y confinamiento, se ha visto cuestionado y restringido. Hoy, muchos de aquellos que tenían incorporada la actividad a sus rutinas continúan con ella, mientras que otros comenzaron a hacerlo como manera de estar en contacto con el exterior.

Tal vez el interrogante principal que surge con respecto a la actividad física es la necesidad de que quienes hacen ejercicio usen algún tipo de cubrebocas durante su desarrollo, los cuales pueden dejar rápidamente sin aliento a quienes hacen ejercicio al impedir el libre paso de oxígeno.

Pero el uso de una mascarilla protectora tiene solo un efecto modesto sobre la capacidad de las personas sanas para hacer ejercicio en forma intensa, según afirman científicos en un estudio publicado este lunes en la revista European Respiratory Journal. Pruebas detalladas sobre la respiración, la actividad cardíaca y el rendimiento del ejercicio fueron realizadas por investigadores en un grupo de 12 personas mientras usaban una bicicleta estática con y sin máscara.

Aunque encontraron diferencias en algunas medidas entre usar máscara y no usar máscara, dicen que ninguno de sus resultados evidenciaron algún riesgo para la salud. Esto sugiere que las máscaras se pueden usar de manera segura durante el ejercicio intenso, por ejemplo, para reducir la transmisión de COVID-19 entre las personas que se ejercitan dentro de un gimnasio cubierto.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores que incluía a la doctora Elisabetta Salvioni del Centro Cardiologico Monzino, IRCCS, Milán, Italia, al doctor Massimo Mapelli y al profesor Piergiuseppe Agostoni del Centro Cardiologico Monzino y la Universidad de Milán.

Sabemos que la principal vía de transmisión del coronavirus es a través de las gotitas en el aliento y es posible que respirar más fuerte durante el ejercicio pueda facilitar la transmisión, especialmente en interiores. Las investigaciones sugieren que usar una máscara puede ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad, pero no hay evidencia clara sobre si las máscaras son seguras de usar durante el ejercicio vigoroso”, afirmó Salvioni.

Un hombre hace ejercicio en un gimnasio de Ciudad de México – REUTERS/Edgard Garrido

Para abordar esta pregunta, los investigadores trabajaron con un grupo de voluntarios sanos compuesto por seis mujeres y seis hombres con una edad promedio de 40 años. Cada persona participó en tres rondas de pruebas de ejercicio: una vez sin usar una máscara facial, una vez usando una mascarilla quirúrgica (azul, máscara de un solo uso) y una vez usando una ‘máscara filtrante 2’ o máscara FFP2 (máscara blanca de un solo uso que se cree que ofrece una protección ligeramente mejor que una máscara quirúrgica).

Mientras los voluntarios usaban una bicicleta estática, los investigadores midieron su respiración, frecuencia cardíaca, presión arterial y los niveles de oxígeno en la sangre. Los resultados de las pruebas mostraron que el uso de una mascarilla tuvo un pequeño efecto en los voluntarios. Por ejemplo, hubo una reducción promedio de alrededor del diez por ciento en su capacidad para realizar ejercicio aeróbico (de acuerdo con su “VO2 pico”, que es una medida de su mayor consumo de oxígeno posible).

Los resultados también indican que esta reducción probablemente se debió a que a los voluntarios les resultó un poco más difícil inhalar y exhalar a través de las máscaras. “Esta reducción es modesta y, lo que es más importante, no sugiere un riesgo para las personas sanas que hacen ejercicio con una mascarilla facial, incluso cuando están trabajando a su máxima capacidad. Mientras esperamos a que más personas se vacunen contra la COIVD -19, este hallazgo podría tener implicaciones prácticas en la vida diaria, por ejemplo, haciendo potencialmente más seguro abrir gimnasios bajo techo. Sin embargo, no debemos asumir que lo mismo es cierto para las personas con una afección cardíaca o pulmonar. Necesitamos hacer más investigaciones para investigar esta cuestión”, afirmó el doctor Mapelli.

El uso de barbijo es obligatorio en espacios cerrados como los gimnasios - REUTERS/Ahmed YosriEl uso de barbijo es obligatorio en espacios cerrados como los gimnasios – REUTERS/Ahmed Yosri

El equipo ahora está estudiando el impacto de usar una mascarilla mientras realiza actividades diarias, como subir escaleras o hacer tareas domésticas, en personas sanas y con afecciones cardíacas o pulmonares. “El COVID-19 ha golpeado con tanta fuerza nuestra región y nuestro hospital, con efectos devastadores a nivel personal, profesional y organizacional. A pesar de eso, este fue uno de los muchos estudios llevados a cabo con entusiasmo por nuestros jóvenes investigadores. Estamos particularmente orgullosos de este trabajo porque comenzó espontáneamente durante nuestro tiempo libre en el período deprimente de la pandemia actual y nuestros hallazgos demuestran la necesidad de la investigación clínica, incluso durante una emergencia”, precisó el profesor Agostoni.

Sam Bayat médico del Hospital Universitario de Grenoble, Francia, es presidente del Grupo de fisiología respiratoria clínica, ejercicio e imágenes funcionales de la Sociedad Europea de Respiración (ERS) no participó en la investigación pero opinó que “todavía hay lagunas en nuestro conocimiento sobre cómo limitar la propagación de COVID-19, pero creemos que las mascarillas tienen un papel que desempeñar y nos estamos acostumbrando a usar mascarillas en espacios públicos como tiendas, trenes y boquillas. Aunque estos resultados son preliminares y deben confirmarse con grupos más grandes de personas, parecen sugerir que las mascarillas también se pueden usar de manera segura para deportes de interior y actividades físicas, con un impacto tolerable en el rendimiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *