Razones por las que comer rápido es malo para tu salud

La velocidad a la que ingerimos los alimentos influye en la respuesta del organismo a los mismos. A pesar de que este es un factor que no se tiene en cuenta en la mayor parte de las dietas, resulta importante. Por este motivo te vamos a presentar a continuación una serie de razones por las que comer rápido es malo para tu salud.

Quizás ya en alguna ocasión hayas escuchado que masticar bien los alimentos mejora la digestión. El proceso digestivo comienza a nivel bucal, donde los ingredientes que consumimos se impregnan de la saliva para formar el bolo alimenticio.

Una correcta masticación permite que la comida se empiece a descomponer antes de llegar al estómago. Se reduce, así, el esfuerzo que debe realizar este órgano para la disociación de los nutrientes.

2 razones por las que comer rápido es malo

Existen más razones, pero hoy te vamos a exponer las 2 principales, desde el punto de vista nutricional, por las cuales debes comer más despacio. Si comienzas dicha práctica desde ya, conseguirás mejorar el estado de salud general. Toma nota.

1. No se inhibe el apetito con eficiencia

La saciedad, tal y como muestra una revisión en Applied Physiology, Nutrition and Metabolism, es una condición de carácter multifactorial. Influyen en ella mecanismos como la distensión estomacal.

También las glucemias son capaces de determinar la supresión del apetito. De todos modos, en la boca existen ya unos receptores de glucosa que, si son correctamente estimulados, pueden poner en marcha ciertas reacciones fisiológicas saciantes.

Por este motivo, comer despacio incrementa la cantidad de glucosa que se puede absorber a nivel bucal, generando así una progresiva supresión del apetito. Las personas que mastican bien los alimentos, con calma, son menos propensas a ingerir cantidades excesivas luego, lo cual es provechoso para controlar el sobrepeso.

Comer a altas velocidades complica la digestión y favorece el sobrepeso, al no saciar el apetito.

No te olvides de leer: ¿Cuáles son los síntomas de una hipoglucemia?

2. Se aumenta el riesgo de molestias gástricas

Mucha gente sufre de problemas digestivos en el mundo. En ausencia de alguna patología concreta que los justifique, estas situaciones pueden estar motivadas por una mala masticación de los alimentos.

El hecho de comer muy rápido no permite desmenuzar los productos en la boca, por lo que tanto el estómago como el intestino tienen que realizar un esfuerzo mayor. Esto se refleja en una reducción de la velocidad digestiva, así como en un incremento del riesgo de molestias.

Por otra parte, engullir los alimentos provoca que se trague cierta cantidad de aire. Esta situación es perjudicial para quien tiene ya tendencia a generar flatulencias a nivel intestinal. Además, el paso de todo este gas a lo largo del tubo digestivo es capaz de causar molestia y dolor.

Son varias las investigaciones científicas que relacionan la formación de gas a nivel intestinal con la incomodidad e incluso los cólicos. Por este motivo, hay que tomar ciertas medidas al respecto. Una de ellas puede ser cuidar la microbiota intestinal. Otra, comer más despacio.

Te puede interesar también: Dolor por gases: esto es lo que puedes hacer

Comer rápido está mal visto

Fuera de lo nutricional, cabe destacar que comer rápido puede resultar un acto de mala educación. A la hora de sentarse a la mesa, es importante mantener unas normas de conducta básicas que mejoren las relaciones sociales con nuestros pares.

Cuando comemos acompañados es preciso ingerir los alimentos con calma, pues de lo contrario podríamos incomodar a algunos comensales. Aparte de mejorar la salud, con este comportamiento conseguimos no generar molestias entre las personas con quienes compartimos mesa.

Te recomendamos que te fijes un número mínimo de masticaciones antes de tragar cada bocado, con el objetivo de incrementar el tiempo que pasa la comida dentro de la boca. 20 veces sería una buena cifra. De este modo, consigues reducir la velocidad con la que comes, mejorando la digestión y el concepto que el resto de los comensales tiene de ti.

Además, puedes acostumbrarte a beber uno o dos vasos de agua antes de sentarte a la mesa. Con esta práctica, calmas el apetito, por lo que reducirás esa sensación ansiosa que te puede llevar a engullir los alimentos.

Hombre come rápido una hamburguesa.
Los locales de comida rápida son un signo más de la velocidad con la que se come en estos tiempos.

Comer rápido es perjudicial para la salud: cambia este hábito

Como has podido comprobar, comer rápido resulta nocivo para la salud. También en el marco de las relaciones sociales. Si eres propenso a padecer molestias digestivas, cuida el tiempo que los alimentos pasan en tu boca, enfatizando la masticación y la salivación.

De lo contrario, se incrementará la cantidad de gas que tragas. Esto condicionará la aparición de dolor a nivel intestinal, que se agravará si sufres algún proceso de disbiosis, o si consumes alimentos con capacidad meteorizante.

Recuerda la estrategia que te hemos proporcionado. Para comer más despacio, cuenta el número de masticaciones antes de deglutir los alimentos. Fíjate una cifra mínima y concéntrate en cumplir dicho objetivo.

Por último, destacaremos que una buena masticación puede mejorar la asimilación y la absorción de ciertos nutrientes. La digestión comienza en la boca; si te saltas este paso, el organismo se resentirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>