¿Cuáles son las personas más vulnerables al COVID-19?

La existencia de personas más vulnerables al COVID-19 es, quizás, la verdadera urgencia detrás de las medidas de contención y cuarentena que se están tomando en todo el mundo. Estos grupos de riesgo sufren peor el paso del virus por sus organismos.

La pandemia se ha diseminado cruzando fronteras de países. El virus que inició su recorrido en la ciudad de Wuhan, China, hoy es el causante de casos que se multiplican a diario en países muy distantes de su Asia original.

Los estudios sobre el genoma del coronavirus han detectado que ya no es la misma partícula la que circula. Aunque en esencia se trata del mismo virus, ha mutado en su información genética.

De todos modos, su perfil epidemiológico parece mantenerse. Se transmite entre seres humanos por las gotitas respiratorias que lo transportan, pudiendo permanecer en las superficies por un tiempo.

El contagio interhumano de este coronavirus es elevado. Tiene una alta tasa de transferencia entre personas gracias a las proteínas de su cubierta que se adhieren a receptores celulares humanos. En los alvéolos pulmonares genera el mayor daño.

Pero no todas las personas son vulnerables por igual al COVID-19. Te contamos en este artículo qué grupos están en mayor riesgo de padecer complicaciones respiratorias.

Las personas mayores entre las más vulnerables al COVID-19

Uno de los grupos afectados que más sufren las consecuencias del coronavirus son los adultos mayores, sobre todo encima de los 65 años. Se ha notado que la tasa de letalidad aumenta notablemente con la edad.

Si nos atenemos a los datos disponibles, el COVID-19 provoca la muerte en casi el 4 % de los infectados, pero los mayores de 80 años tienen una mortalidad del 15 % si están infectados. Estas estadísticas demuestran que los ancianos requieren mayor atención y cuidado durante la pandemia.

Como sucede con otras infecciones respiratorias virales –la gripe estacional, por ejemplo-, las partículas de los agentes infecciosos se aprovechan del estado deficiente de las células respiratorias envejecidas. El sistema inmune se vuelve más lento para reaccionar, y la respuesta no llega a tiempo.

Del mismo modo, las personas mayores son más vulnerables al COVID-19 porque suelen padecer comorbilidades que acompañan su envejecimiento. Es común que haya mayor prevalencia de diabetes, hipertensión y cáncer entre ellos.

ancianos entre las personas más vulnerables al coronavirus
Los mayores de 65 años han padecido la mayor letalidad del coronavirus

Sigue leyendo: Así infecta el coronavirus a las células pulmonares

Los enfermos crónicos entre las personas más vulnerables al COVID-19

Un grupo de personas más vulnerables al COVID-19 lo conforman los enfermos crónicos. Aquí tenemos que incluir, en mayor medida, a las enfermedades prevalentes:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Diabetes
  • Insuficiencia renal
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Cáncer

Los enfermos crónicos, en muchos casos, no sólo sufren las vicisitudes de la patología, sino que también se encuentran medicados. Los medicamentos tienen sus respectivos efectos adversos e interacciones.

Si pensamos en los pacientes anticoagulados, podemos suponer que una internación forzada por una neumonía a causa de coronavirus es una grave complicación. Los procedimientos de terapia intensiva implican la rotura de vasos sanguíneos que están limitados en su reparación por los medicamentos anticoagulantes.

Un estudio en particular vinculó las enfermedades cardiovasculares con un riesgo mayor de defunción por coronavirus. Estos pacientes estudiados tenían, además, indicadores bioquímicos de inflamación elevados en la sangre.

pacientes cardiovasculares en riesgo por coronavirus
Los infectados por COVID-19 con patologías cardiovasculares están en grave riesgo

Descubre más: Mitos sobre el coronavirus

Otros grupos y su relación con el COVID-19

Entre las personas más vulnerables al COVID-19 se planteó el caso de las embarazadas. Lo cierto es que con ellas aplica un principio de precaución en la medicina. Se las aísla preventivamente, aunque no haya datos concretos sobre su riesgo.

Por lo que sabemos hasta ahora, el riesgo de las embarazadas es similar al del resto de la población. Esto difiere de lo que sucedía en la pandemia de influenza H1N1 que tuvo lugar en el año 2009, cuando las embarazadas claramente padecían peores consecuencias.

Hasta ahora tampoco se ha demostrado la transmisión vertical del virus. Esto es que no hay evidencias de que el COVID-19 atraviese la placenta y pase de la madre al feto.

Otro estudio científico diferenció los afectados de coronavirus según su grupo sanguíneo. Los resultados preliminares sugieren que las personas con grupo sanguíneo A tienen un riesgo significativamente mayor que aquellos con grupo sanguíneo O. De todos modos, la investigación fue limitada en su número de participantes.

Para tener en cuenta

Las personas más vulnerables al COVID-19 se encuentran en riesgo notorio de sufrir complicaciones que desencadenen la muerte. El cuidado con la higiene y el aislamiento social es, primordialmente, para ellos. Los sistemas de salud no contarían con las camas necesarias para atender esa demanda de pacientes graves y complicados, por lo que debemos trabajar para disminuir la curva de contagios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *