beneficios y posibles efectos secundarios

El aceite esencial de bergamota se obtiene de la cáscara de la naranja bergamota (Citrus bergamia). Se caracteriza por su particular aroma cítrico con notas florales que suele aprovecharse en aromaterapia con fines medicinales. Asimismo, por su concentración de nutrientes y antioxidantes se considera un aliado para cuidar la piel.

El fruto, como lo explica un artículo publicado en Frontiers in Pharmacology, es un híbrido de naranja amarga y limón cuyos extractos se usan como base para preparar perfumes, cosméticos, alimentos y dulces. Sin embargo, debe emplearse con precaución, pues no está exento de causar efectos secundarios. ¿Qué debes saber al respecto? A continuación lo detallamos.

Usos y propiedades del aceite esencial de bergamota

Por su aroma cítrico y su composición farmacológica, el aceite esencial de bergamota se emplea en una amplia variedad de productos para el cuidado personal. En particular, se puede encontrar en colonias, jabones, cremas corporales y cosméticos. También se utiliza como saborizante en la industria alimentaria o bien como suplemento.

De acuerdo con información divulgada en Flavour and Fragrance Journal, el aceite contiene moléculas bioactivas con posibles beneficios para la salud. En particular, tiene una fracción volátil -que va del 93 % al 96 % del total- y una no volátil -del 4 % al 7 % del total-.

Sus principales compuestos son los siguientes:

  • Limoneno.
  • Linalol.
  • Acetato de linalilo.
  • Gamma-terpineno.
  • Beta-pineno.
  • Pigmentos.
  • Ceras.
  • Cumarinas.
  • Psoralenos.

Ahora bien, aunque los estudios clínicos sobre este producto siguen siendo limitados, se ha determinado que tiene propiedades antibacterianas, antisépticas y antiinflamatorias. De igual manera, se han observado efectos antioxidantes, analgésicos y neuroprotectores.

Te puede interesar: Aceite de mahanarayan: usos y beneficios

Beneficios del aceite esencial de bergamota

En la medicina natural, el aceite esencial de bergamota se emplea como coadyuvante para reducir los síntomas de estrés, ansiedad y otros problemas de salud mental. También se le atribuyen efectos positivos contra el colesterol elevado, la hipertensión arterial y los dolores. ¿Qué dicen las evidencias?

Se le atribuye a este aceite la capacidad de reducir el colesterol, lo que sería beneficioso para prevenir problemas cardiovasculares.

Estado de ánimo

Expertos en aromaterapia sugieren que la inhalación de aceites esenciales puede transmitir señales al sistema límbico, región cerebral que regula las emociones. En consecuencia, induce a efectos fisiológicos que se ven reflejados en la disminución del estrés, la ansiedad y las alteraciones del ritmo cardíaco.

Un estudio divulgado a través de Current Drug Targets determinó que la aromaterapia con bergamota y otros aceites esenciales estimula la liberación de serotonina y dopamina, más conocidas como hormonas del bienestar. Debido a esto, favorece el alivio de los síntomas de la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Colesterol

La bergamota contiene compuestos antioxidantes que resultan beneficiosos para regular los niveles de colesterol. En una investigación compartida por Phytomedicine, los extractos de la planta presentaron efectos hipolipemiantes atribuidos a su aporte de flavonoides.

Un estudio en animales de la revista Nutrients confirma estas propiedades y añade que los polifenoles de la planta ejercen un efecto antiinflamatorio y antidiabético. Por ahora, se requieren más estudios para aclarar los mecanismos intrínsecos.

Intoxicación alimentaria

Una de las sustancias contenidas en el aceite esencial de bergamota, el linalol, ha sido estudiado por sus efectos antibacterianos. En concreto, se ha observado que puede inhibir el crecimiento de algunos tipos de bacterias que causan intoxicaciones alimentarias, como Staphylococcus aureus y Escherichia coli.

Respecto a esto, una investigación en Journal of Applied Microbiology determinó que los compuestos de la bergamota pueden ayudar a destruir varias cepas de bacterias presentes en la piel del pollo y las hojas de col. Dichos microorganismos fueron los siguientes:

  • Staphylococcus aureus.
  • Listeria monocytogenes.
  • Bacillus cereus.
  • Escherichia coli O157.
  • Campylobacter jejuni.

Los estudios siguen en avance y se cree que a futuro podría ser el punto de partida de tratamientos contra estas infecciones. Por ahora, no debe suponer una opción terapéutica de primera elección.

Dolor e inflamación

Dos compuestos del aceite esencial de bergamota, el linalol y el carvacrol, se asocian a efectos analgésicos y antiinflamatorios. En una revisión de estudios compartida por International Journal of Molecular Sciences, estos componentes mejoraron la respuesta al dolor y ayudaron a disminuir la inflamación. Además, se observó un efecto anticonvulsivo.

Los practicantes de aromaterapia suelen combinar este aceite con un aceite portador (de coco, de almendras o de oliva, entre otros) para calmar los síntomas de la artritis y las dolencias musculoesqueléticas. Con este fin, suele emplearse a modo de masaje.

Cosmética y salud de la piel

Las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas de este aceite esencial son útiles para mejorar la salud de la piel. Su aplicación (combinado con un aceite portador) disminuye la presencia de acné, quistes y puntos negros. También se cree que favorece el alivio del eccema, la tiña y la psoriasis.

Datos anecdóticos exponen que la bergamota puede suavizar el cabello y controlar el frizz. Incluso, se dice que favorece el alivio del cuero cabelludo irritado. Con este fin, se agregan unas 6 u 8 gotas del aceite en el champú de uso habitual. También se pueden combinar 2 o 3 gotas con un aceite portador para masajes.

Riesgos y posibles efectos secundarios del aceite esencial de bergamota

El aceite esencial de bergamota puro es irritante para la piel. Por ello, no debe aplicarse de forma directa.

En su lugar, se combina con algún aceite portador u otro producto similar. Las personas con pieles sensibles deben hacer una pequeña prueba antes de usarlo. Si pasadas 24 horas no hay señales de reacción, se puede emplear sin problemas.

Una de las sustancias de este producto, el bergapten, es fototóxica. Es decir, aumenta la sensibilidad a la radiación ultravioleta, lo que conlleva problemas como la fotodermatitis. Por ello, tras usar el aceite se debe enjuagar bien la piel y aplicar abundante protector solar.

Por seguridad, no debe ser usado por niños, mujeres embarazadas, personas con hipoglucemia o pacientes que estén tomando medicamentos que aumentan la sensibilidad a la luz solar (como la ciprofloxacina, por ejemplo). En caso de dudas, hay que consultar al médico o farmacéutico.

Protector solar tras usar aceite de bergamota.
Está indicado el uso de protector solar tras la aplicación dérmica de aceite de bergamota, debido a la posibilidad de fototoxicidad.

¿Cómo utilizar el aceite esencial de bergamota?

Para aprovechar las propiedades del aceite esencial de bergamota hay varias opciones. La primera es a través de un difusor de aromas, ideal para hacer sesiones de aromaterapia. Este último puede reemplazarse con la dilución del aceite en agua hirviendo (del que se inhalan los vapores).

También es bueno mezclarlo con un aceite portador para aplicarlo mediante masajes en caso de dolencias. Por último, es posible encontrarlo en suplementos para consumo vía oral. Es importante usar solo los que estén autorizados y no ingerir el aceite puro.

Descubre: Aceite de copaiba: usos, beneficios y contraindicaciones

¿Qué hay que recordar sobre el aceite esencial de bergamota?

El aceite esencial de bergamota es un producto que concentra compuestos farmacológicos con efectos positivos para la salud. Sin embargo, se requieren más evidencias para confirmar los beneficios que se le atribuyen, así como las dosis seguras y posibles efectos secundarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *