La estatal venezolana Pequiven envió una lista a la Cámara de Comercio de Barranquilla con los nombres de los nuevos gerentes de la empresa.

Caracas ha iniciado acciones para retomar el control de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos S.A., filial de la estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven), al designar una nueva Junta Directiva para la compañía, una medida que busca poner fin a su manejo irregular, tras ser tomada en 2019 por el gobierno de Iván Duque, quien la cedió al llamado «interinato» de Juan Guaidó.

De acuerdo al medio colombiano El Heraldo, el pasado 8 de agosto, Pequiven introdujo un acta firmada por su presidente, Pedro Rafael Tellechea Ruiz, ante la Cámara de Comercio de Barranquilla con la lista de nombres del equipo venezolano que busca asumir el control legal de Monómeros, información que confirmó el excongresista y miembro de ese gremio empresarial, César Lorduy.

De acuerdo al documento que conoció el medio, la nueva Junta Directiva de la empresa, que tiene su sede en la ciudad colombiana de Barranquilla, estará conformada por los titulares: Luis Enrique Molina, Heifred Segovia, Eduardo Fernández Anaya, Mary Yerman Nava y Génesis Ron Solano.

Además, estarán como suplentes: Rosa Díaz, Ninoska Rodríguez, Nohemy Rodríguez, Marco Aurelio Piñero, Sergio Arias y Graed García Bocaranda.

La designación de estos gerentes, detalla la información, se dio «tras una reunión de los principales accionistas, entre los que se encuentran Copequin, Fertilizantes de Oriente, International Petrochemicals Holding Limited y Pequilago».

Esta acción del gobierno venezolano, que de momento no ha dado detalles sobre el procedimiento, coincide con la reciente decisión de la Superintendencia de Sociedades de Colombia —órgano gubernamental que se encarga de auditar a las empresas en ese país— de eliminar el máximo grado de supervisión que mantenía en Monómeros desde septiembre de 2021.

La empresa, que para entonces ya tenía dos años en manos de Guaidó, fue intervenida por entrar en «riesgo de insolvencia» y colocarse en «una situación crítica de orden jurídico, contable, económico y administrativo».

Sin embargo, la Superintendencia indicó que la medida fue derogada debido a que la compañía habría logrado «normalizar» las «situaciones de tipo jurídico y administrativo» que la ponían en riesgo, aunque seguirá auditada bajo el grado de vigilancia y deberá presentar trimestralmente sus estados financieros, entre otros informes.

¿Qué pasa lo interno del «interinato» de Guaidó?

En 2018, la producción de Monómeros era de más de 800.000 toneladas y estaba a 92 % de su capacidad total operativa, mientras que durante el año 2019, una vez tomada por Guaidó, la cifra bajó a 22 %, es decir, apenas 176.000 toneladas.

Las irregularidades en Monómeros durante el paso de Guaidó, no solo han sido denunciadas por el gobierno de Venezuela, sino que incluso sus propios aliados han advertido sobre los manejos opacos de quienes quedaron a cargo.

A lo interno del llamado «gobierno interino» hay tensiones con la situación actual de compañía y pretenden señalar como responsables de los ilícitos cometidos en la empresa, al actual «presidente», el venezolano Guillermo Rodríguez Laprea, así como también a Diana Bracho, nombrada por Guaidó como titular de otra junta paralela en Pequiven.

Rodríguez Laprea informó este viernes al medio colombiano Blu Radio, que el grado de intervención máxima que ejecutaba el gobierno de Colombia a través de la Superintendencia de Sociedades en Monómeros fue eliminado por la administración de Duque el pasado 5 de agosto, dos días antes de la toma de poder de Petro.

Rodríguez, quien negó las acusaciones en su contra, pronosticó un escenario catastrófico si finalmente Petro devuelve —como lo ha dicho— el control de la empresa a Venezuela.

Según el representante de Guaidó, si eso sucede, la empresa se paralizaría, pondría en riesgo unos 2.000 empleos, 800.000 campesinos se quedarían sin fertilizantes y los precios de alimentos en Colombia se incrementarían.

«Cada uno de nosotros se come hoy un pedacito de Monómeros», dijo con tono de risa Rodríguez Laprea, mientras hablaba de «la importancia» que tiene la empresa en la agroindustria.

En ese sentido, invitó al gobierno de Petro a acompañar su actual gestión en la compañía, que podría «impulsar» con financiamientos que eviten que el agro colombiano entre «en una situación peligrosa».

De momento, la polémica con Monómeros, como lo dijo el presidente Petro, es uno de los «temas más complejos», pues aparentemente la empresa se encuentra «casi en la quiebra».

Sin embargo, esta controversia podría ser resuelta por la misma Superintendencia de Sociedades si decide reconocer la nueva directiva notificada por Pequiven a la Cámara de Comercio de Barranquilla.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.