Visitas :
1.011

Sudáfrica despidió al arzobispo Desmond Tutu, un «cruzado por la libertad, la justicia y la paz»

Desmond Tutu fue un «cruzado por la libertad, la justicia y la paz», dijo el Presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, en el funeral de Estado celebrado hoy para dar el último adiós solemne al arzobispo emérito.

Con una misa de réquiem celebrada en la catedral anglicana de San Jorge en Ciudad del Cabo (suroeste), el país despidió a Tutu, fallecido el pasado 26 de diciembre en esa misma urbe a los 90 años de edad.

Ramaphosa subrayó el apoyo del arzobispo a una larga lista de causas, lo que ha hecho que «grupos de activistas climáticos y LGBTQIA+» hayan rendido homenaje estos días a quien fue «un ser humano humilde y valiente que habló por los oprimidos (…) del mundo», según el presidente.

Siguiendo la voluntad del difunto, quien había pedido que no se gastara dinero innecesariamente en sus funerales, el ataúd escogido fue un modelo muy simple de madera y durante la ceremonia no se dieron más discursos que el de Ramaphosa.

Sí que hizo una pequeña intervención a través de un video, sin embargo, el primado de la Iglesia anglicana y arzobispo de Canterbury, Justin Welby, quien subrayó que Tutu «traía la luz» cuando las personas «se encontraban en la oscuridad».

Naomi Tutu, hija del arzobispo y reverenda anglicana ella misma, agradeció las muestras de cariño recibidas durante estos días.

«Lo compartimos (a Tutu) con el mundo y ustedes compartieron parte del amor que sentían por él con nosotros», señaló la hija de Desmond Tutu, visiblemente emocionada.

El obispo retirado Michael Nuttall, que trabajó con el difunto durante su época como arzobispo de Ciudad del Cabo -donde Tutu fue la primera persona negra en ser nombrada para el cargo en 1986- fue el encargado de ofrecer el sermón.

«Pequeño en estatura física, era un gigante entre nosotros moral y espiritualmente. Su fe era auténtica, no falsa ni desganada», señaló Nuttall.

Se encargaron de algunas de las lecturas de la misa otras figuras destacadas o cercanas a Tutu como la ex presidenta irlandesa Mary Robinson, la activista mozambiqueña Graça Machel -viuda de Nelson Mandela- o la ministra de Infraestructura y ex alcaldesa de Ciudad del Cabo Patricia de Lille.

Galardonado con el Nobel de la Paz en 1984 por su lucha contra la opresión racial del «apartheid», a Tutu se le considera una de las figuras clave de la historia contemporánea sudafricana.

Su trayectoria estuvo marcada por una constante defensa de los derechos humanos, algo que le llevó a desmarcarse en numerosas ocasiones de la jerarquía eclesiástica para defender abiertamente posiciones como los derechos de los homosexuales o la eutanasia.

En los últimos años se había mantenido alejado de la vida pública debido a su avanzada edad y a los problemas de salud que arrastraba desde hacía años, entre ellos un cáncer de próstata.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.