La realización de test de virginidad en Francia podría acarrear penas de cárcel y multas de más de 17.000 dólares

Los médicos en Francia que realicen pruebas de virginidad, un examen ginecológico que comprueba si una mujer o niña ha tenido relaciones sexuales o no, se enfrentarán un año de prisión y a una multa de 15.000 euros (17.600 dólares), según una iniciativa del Ministerio del Interior del país europeo.

La propuesta se incluirá en un proyecto de ley que está pendiente de debate, conforme al plan anunciado por el Gobierno el mes pasado para prohibir y penalizar la práctica de los llamados certificados de virginidad.

Este tipo de documento es solicitado antes de un matrimonio religioso en comunidades tradicionales. La penalización de tales prácticas forma parte del borrador planteado para reforzar los valores seculares franceses y combatir lo que Emmanuel Macron describe como «separatismo islamista».

Desde el Ministerio han precisado a AFP que se planea también establecer medidas punitivas contra los familiares o parejas que presionen para que las mujeres se sometan a este procedimiento médico. Según el ministerio se incluirán artículos pertinentes en el Código Penal del país de ser aprobadas las iniciativas.

La BBC cita al canal France 3 revelando que un 30% de los doctores franceses admiten que les han solicitado certificados de virginidad en alguna ocasión y que la mayoría los han rechazado. 

La Organización Mundial de la Salud llamó en 2018 a la comunidad internacional a luchar contra la práctica de inspeccionar el himen, sea visualmente o con los dedos, con fines de determinar si se ha producido una penetración vaginal. Este organismo de la ONU considera esta práctica como violación de los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>