España supera los 50.000 fallecidos por coronavirus en plena escalada de los contagios

Desde el inicio de la epidemia se ha producido una muerte por cada 1.000 habitantes y cuatro infecciones de SARS-CoV-2 por cada 100.

Este lunes 28 de diciembre, justo un día después de que España haya comenzado la campaña de vacunación contra el SARS-CoV-2, el país ha superado la barrera de las 50.000 muertes por covid-19, según los registros oficiales publicados por el Ministerio de Sanidad.

Tras la última actualización de las cifras de este lunes, los fallecimientos alcanzan ya los 50.122, 408 con fecha de defunción en los últimos siete días, y 298 más que los registrados en el último informe oficial del día 24 de diciembre.

Esta fatídica barrera se ha alcanzado cuando el país se encuentra en pleno aumento de los contagios. Si el pasado 10 de diciembre la incidencia acumulada (IA) a 14 días se encontraba en 188 casos cada 100.000 habitantes, durante esta jornada se superan ya los 246. El número total de contagios desde el inicio de la pandemia se sitúa ya en 1.879.413 casos confirmados, 24.462 más que el jueves pasado.

Las regiones que se encuentran más afectadas por la pandemia actualmente son Baleares, con una IA de 514, Extremadura (400), Madrid (334) y Comunidad Valenciana (323). De ellas, la Comunidad Valenciana es la que ha implementado las medidas más restrictivas, pues es la única del país que no está permitiendo las entradas ni salidas de su territorio para visitar a familiares en estas fechas festivas.

Además, la noticia de que España se convierte en el décimo país del mundo en superar los 50.000 fallecimientos por covid-19 llega tan solo un día después de que el país comenzara la campaña de vacunación contra el coronavirus. Las dosis llegaron este sábado, y el domingo fueron vacunadas las primeras personas en casi todas las regiones.

Desde el inicio de la pandemia en España se ha producido una muerte por covid-19 por cada 1.000 habitantes y cuatro infecciones por cada 100.

Inicio de la vacunación universal

La primera mujer en recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer ha sido Araceli Hidalgo, una mujer de 96 años residente en el centro de mayores Los Olmos, en Guadalajara. De esta manera comenzaba la estrategia de inmunización, que establece que los primeros en recibir el suero serán los internos en geriátricos y los trabajadores de estos centros, así como los sanitarios que trabajen en unidades de primera línea de atención a pacientes covid.

La esperada jornada ha estado jalonada de varias polémicas alejadas del fondo de la buena noticia. En primer lugar se ha criticado desde sectores conservadores, encabezados por el principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), que las primeras vacunas recibidas estuvieran contenidas en una caja con una pegatina con el logotipo del Gobierno de España.

Las otras dos polémicas de este día se han centrado en dos de las primeras personas en recibir las dosis de la vacuna. Por un lado, Araceli Hidalgo, quien antes de recibir la vacuna se santiguó y dio las gracias a Dios, una costumbre muy arraigada en las personas de su generación pero que ha sido criticada por algunos sectores. Por otro lado, la primera paciente vacunada en Cataluña ha sido Josefa Pérez, lo que también ha recibido críticas desde el independentismo catalán por no ser oriunda de Cataluña ni hablar catalán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>