El jefe del Congreso le pidió la renuncia inmediata al presidente

Visitas : 112

El jefe del Congreso le pidió la renuncia inmediata al presidente de Perú Manuel Merino

Luis Valdez solicitó al nuevo mandatario nacional que evalúe la deposición de su cargo antes de que el Legislativo se reúna este domingo para evaluar su destitución. Al menos 12 ministros ya se dieron de baja a sus cargos en el ejecutivo.

El presidente del Congreso de Perú, Luis Valdez, pidió este sábado la renuncia de Manuel Merino a la presidencia de Perú antes de que el Legislativo se reúna para evaluar su destitución.

“Mañana (domingo) tenemos que evaluarlo en la junta de portavoces, pero le pido al señor Merino que pueda evaluar su inmediata renuncia”, declaró Valdez en el Canal N de la televisión local.

De esa manera el presidente del Congreso se sumó a las masivas peticiones que ya han hecho los principales políticos y precandidatos a la presidencia peruana tras la violenta represión del Gobierno contra manifestaciones ciudadanas, que este sábado dejaron, al menos, dos muerto y numerosos heridos.

En un comunicado difundido en la cuenta de Twitter del Congreso, se informó de la convocatoria de la junta directiva para este domingo a las 08H00 horas locales para discutir la sucesión de Merino.

“Hay que tomar una decisión mayor, mañana (domingo) elección de una nueva junta directiva para una sucesión constitucional”, agregó Valdez.

Un grupo de manifestantes y agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) se enfrentan esta noche en medio de la segunda marcha nacional en contra de la presidencia de Manuel Merino. Los ciudadanos pretendían llegar hasta el Congreso de la nación pero fueron interceptados por un gran número de funcionarios policiales, quienes habían cercado la zona.

Hasta el momento no se conoce un número exacto de heridos y detenidos, sin embargo varios medios locales han reportado abusos por parte de las fuerzas de seguridad.

Ante esta situación la policía hizo uso de bombas lacrimógenas para dispersar a los jóvenes, algunos de los cales intentaba instar a la calma para evitar más enfrentamientos y continuar con la marcha. Los agentes policiales han formado una línea a lo largo de toda la avenida Abancay, en Lima, para evitar que los manifestantes crucen. Sin embargo, el uso de las bombas, entre otros objetos como cohetes continúan de las fuerzas del estado, las cuales son devueltas por los manifestantes.

Personal de auxilio también llegó al lugar para atender a los ciudadanos afectados por los gases lacrimógenos. En tanto, un representante de la Defensoría del Pueblo, Percy Castillo, indicó que este enfrentamiento ha dejado al menos una joven herida, quien fue atendida por personal médico. Ante esto, el funcionario ha demando no hacer uso de estas bombas lacrimógenas.

“(Nuestro personal) ha reportado lanzamiento de gas lacrimógeno lo que ha ocasionado que una joven termine herida, pero continúa el uso de gas lacrimógeno y uso de perdigones que estamos verificando. Nuestro personal también ha resultado afectado por el gas, si no ha habido motivación, no hay ninguna justificación del gas lacrimógeno. Es una demanda de la defensoría”, declaró el oficial.

Los miembros de la sociedad civil aseguran que el número de heridos es superior al que dicen los cuerpos policiales, sin embargo se desconoce una cifra exacta.

Entre tanto, el diario El Comercio de Perú, ha denunciado cuatro casos de personas que estuvieron en la marcha del pasado jueves 12 de noviembre, que recibieron en sus cuerpos impactos de esferas de vidrio (canicas) como si se tratasen de balas. La División de Investigación de Homicidios de la Dirincri investiga estos hechos. Uno de ellos está relacionado al fotógrafo Alonso Chero, de El Comercio, quien fue herido con este proyectil mientras realizaba su trabajo cubriendo en la Av. Abancay la manifestación en contra de Manuel Merino.

Disparar canicas como proyectiles es algo no permitido por la PNP. De acuerdo a sus propios procedimientos, los agentes tienen autorizado emplear solo gases lacrimógenos y escopetas de calibre de 12 mm cargados con perdigones de goma como armas no letales para controlar las manifestaciones. Sin embargo, el general PNP Vicente Tiburcio, jefe de la Dirincri, dijo a El Comercio que están investigando cómo estos objetos terminaron en los cuerpos del fotógrafo y tres manifestantes. A ellos cuatro, se les tuvo que retirar estas canicas a través de una operación quirúrgica de emergencia.

La Organización de Estados Americanos (OEA) enviará una misión la próxima semana a Perú a petición del nuevo Gobierno peruano ante la situación de tensión social que vive el país tras la destitución del ex presidente Martín Vizcarra el pasado lunes en una moción de censura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>