China se perfila como el mayor ganador del auge de la energía limpia en EE.UU.

El país norteamericano se vuelve cada vez más dependiente de China en el sector renovable debido a las importaciones de las tierras raras.

La energía renovable y limpia representó el 11,4 % del consumo total de energía en EE.UU. el año pasado: un importante aumento en comparación con el 4 % de hace dos décadas.

El cambio es innegable, pero este sector depende en Estados Unidos del suministro de varios componentes imprescindibles desde China, sobre todo las tierras raras.

China suministra cerca del 80 % de este grupo de elementos, que los fabricantes estadounidenses utilizan en paneles solares, baterías recargables y también más allá del sector: en teléfonos móviles, computadoras, equipos médicos, sistemas de defensa nacional e incluso en ciertas tecnologías para la extracción de gas y petróleo.

Este es un dato difundido por el Servicio Geológico de EE.UU., país que era el primer productor mundial de estos minerales hace tres décadas, pero que ha descendido al séptimo lugar.

Sea por la búsqueda de la independencia energética o en un intento de mejorar el clima, EE.UU. se enfrenta al desafío de ser demasiado dependiente de China, destaca un artículo que publicó este domingo el sitio web Oilprice.com.

Puesto que en China se encuentra casi la mitad de los yacimientos conocidos de tierras raras del mundo, no habría otro remedio que aumentar estas importaciones de minerales del país asiático a medida que en EE.UU. aumente el peso de las energías renovables.

El hecho de que todo el mundo esté en la misma carrera para prescindir de los combustibles fósiles y reemplazarlos con energías más limpias complica la situación de EE.UU. y aún más lo haría una guerra comercial entre ambos países.

Condiciones de autosuficiencia

Varios expertos en energía han reconocido esta realidad y han enfatizado que EE.UU. solo logrará una verdadera independencia energética si inventa tecnologías asequibles de energía limpia y se asegura la fabricación local y la venta en todo el mundo, recoge el autor.

Así opina la senadora republicana Lisa Murkowski, presidenta del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado de EE.UU., quien instó a «revertir la dependencia dañina de China y otras naciones y reconstruir las cadenas de suministro nacionales para todo, desde equipos de protección personal hasta tecnologías de energía limpia».

Las voces a favor de la autosuficiencia ganan terreno también entre los intelectuales.

Y les da razón otra estadística del Servicio Geológico, que revela que se extrajeron 18.000 toneladas de tierras raras en EE.UU. en 2018 y 26.000 toneladas en el 2019, pero toda la producción nacional de concentrados minerales se exporta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>