Brasil producirá ocho millones de dosis al mes de la vacuna rusa Sputnik V para su distribución en América Latina

Argentina y Bolivia ya han aprobado su uso. Se espera que otros países registren el antígeno contra el covid-19 en los próximos días.

El próximo viernes 15 de enero dará comienzo, en los laboratorios de la compañía farmacéutica brasileña Uniao Química, la producción de la vacuna rusa Sputnik V, cuyo destino serán otros países de América Latina que ya han registrado el uso de este antígeno contra el covid-19, como Argentina o Bolivia.

Así lo afirmó el director de negocios internacionales de la firma brasileña, Rogerio Rosso, en un comentario en el portal CNN Brasil, en el que también destacó que Sputnik V será el primer antígeno contra el coronavirus producido íntegramente en Brasil, con total transferencia de tecnología desde Rusia.

El pasado 6 de enero llegaron a Brasil los materiales necesarios para su elaboración y tan solo dos días después se anunciaba la inminente fabricación masiva de la vacuna. «Esperamos alcanzar la producción de 8 millones de dosis al mes en el primer semestre», afirmó Rosso. 

Brasil tendrá que esperar

En lo que respecta a la distribución de la Sputnik V en Brasil, el país aún está a la espera de que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) autorice en su territorio las pruebas de la fase 3 de los ensayos clínicos.

Rosso no ocultó que la intención de Uniao Química es «dar prioridad a Brasil» tan pronto como el marco legal sanitario del país lo permita, pero mientras tanto considera que su empresa es la «representante de Sputnik V en América Latina» y dedicarán su trabajo a la mencionada exportación. «Esperamos que otros países registren la vacuna en los próximos días», añadió en ese sentido.

La compañía Uniao Química es socia del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI, por sus siglas en ruso

La Sputnik V, que recibe su nombre del primer satélite artificial, lanzado por la URSS en 1957, es la primera vacuna rusa contra el covid-19. Desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, fue registrada el pasado 11 de agosto.

La vacuna utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad26 y Ad5 que se aplican en dos inyecciones. Esta solución no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales, que no se multiplican y resultan completamente seguros para la salud. De hecho, el fármaco se basa en una plataforma de dos vectores ya existente con la que ya se crearon otras vacunas.

Según los resultados obtenidos durante la tercera fase de los ensayos clínicos del fármaco, la eficacia de la vacuna Sputnik V es del 91,4 %. El cálculo se basó en el análisis de datos de 22.714 voluntarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/body>